Caridad y solidaridad de Santo Domingo de Guzmán

En la ciudad de Palencia, donde Domingo seguía sus estudios, veía a las gentes morir de hambre y enfermedad. Casi nadie, entre los notables, ni siquiera las autoridades acudían en su ayuda.

Conmovido por la necesidad de los pobres, él vendió sus libros, aún lo más necesarios, con todo su ajuar estudiantil. Con lo que reunió, estableció una ‘limosna’, repartiendo así sus bienes entre los pobres.

Este ejemplo de magnanimidad movió los corazones de otros teólogos y de sus maestros, y éstos, distribuyeron desde entonces copiosas limosnas. Un testigo de la canonización del Santo, Fray Esteban de España, nos ha transmitido las palabras que Domingo pronunció al vender hasta sus manuscritos de pergamino anotados de su propia mano: «𝗡𝗼 𝗾𝘂𝗶𝗲𝗿𝗼 𝗲𝘀𝘁𝘂𝗱𝗶𝗮𝗿 𝘀𝗼𝗯𝗿𝗲 𝗽𝗶𝗲𝗹𝗲𝘀 𝗺𝘂𝗲𝗿𝘁𝗮𝘀, 𝗺𝗶𝗲𝗻𝘁𝗿𝗮𝘀 𝗹𝗼𝘀 𝗵𝗼𝗺𝗯𝗿𝗲𝘀 𝗺𝘂𝗲𝗿𝗲𝗻 𝗱𝗲 𝗵𝗮𝗺𝗯𝗿𝗲».

Recreamos la escena donde Santo Domingo de Guzmán pronuncia esta famosa frase a Diego de Acebes.

Este episodio de su vida y muchos más, los podrás ver en nuestra docu-ficción «𝗦𝗮𝗻𝘁𝗼 𝗗𝗼𝗺𝗶𝗻𝗴𝗼 𝗱𝗲 𝗚𝘂𝘇𝗺𝗮́𝗻. 𝗛𝗮𝗯𝗹𝗮𝗿 𝗰𝗼𝗻 𝗗𝗶𝗼𝘀 𝘆 𝗱𝗲 𝗗𝗶𝗼𝘀».

Estreno: 8 de agosto del 2022 por EWTN a nivel internacional.

 

Abrir chat
Powered by